Alvago Go!

El blog de Alvaro G. Ghisolfo

El blog que no habla de todo un poco: habla de todo, mucho.

Ir al contenido.

Quién soy

Soy la única persona
en el mundo que
responde al nombre
de “Alvaro G. Ghisolfo”.

Suscribite por e-mail

Ingresá tu dirección de mail para suscribirte a Alvago Go! y recibir notificaciones de nuevas entradas.

» Alvago »»» Alternativas locas para superar las salidas rutinarias

8 de noviembre de 2010 5 comentarios [¡Dejá el tuyo!]

Ante todo aclaro que pensaba hacer de éste un post mucho más rico en contenido, dejándolo para cuando tenga más ganas y más tiempo para escribir. Pero como ese momento es utópico… esto va así nomás, convirtiéndose en otro clásico post de relleno.

La pregunta es: ¿nunca les pasó que ir siempre a los mismos lugares, los mismos días, a las mismas horas, con la misma gente, y haciendo lo mismo, se les terminó convirtiendo en una rutina? Ya sea por trabajo, por estudio o por simple ocio, creo que dejar caer un simple viaje en una rutina es una de las peores cosas que pueden pasar. Este post está destinado principalmente a la parte de “simple ocio” porque es lo que vengo pensando hace bastante, pero puede aplicarse a algunas otras salidas también.

El hábito, el acostumbramiento, la rutina, la repetición… con un poco tiempo de más y/o con dinero de más, se puede revertir. Teniendo siempre en cuenta esos dos factores, la solución es tan simple como empezar a considerar algunas de las siguientes opciones:

  • Tomar un colectivo o un camino que no se haya tomado nunca
    Uno puede llegar al mismo lugar con un colectivo (o en auto, pero siempre haciendo el mismo recorrido)… Bien, es hora de cambiar ese recorrido o tomarse uno o más colectivos alternativos. Si la salida es por ocio y no hay un destino definido, incluso se puede tomar un colectivo cualquiera y bajarse en cualquier lugar, sin saber exactamente qué hacer… ateniéndose a las consecuencias :D.
  • Generar una lista de lugares sin mirar, e ir al primero que coincide o no coincide con el otro
    Imaginemos que dos o tres personas quieren salir y no saben a dónde. Cada uno arma por separado una lista de lugares a donde ir (acordando algunas condiciones previamente), luego se elige si se va a ir al primer lugar que coincida o que no coincida entre ambas listas. Se comparan las listas y, ¡zas!, ya está elegido el lugar.
  • Perseguir a una persona equis
    Simple: estoy en el medio de la calle con una hora al pedo por delante. ¿Qué hago? Me elijo una persona y me pongo a perseguirla, a ver hasta dónde va. Ojo, este punto puede traer consecuencias legales (?).
  • Ir hasta la última parada de un colectivo o subte
    También es bastante simple: uno se toma un colectivo/subte, pero se prohíbe bajar antes de la terminal/cabecera. Lógicamente, esto se pone más interesante si uno desconoce el recorrido o la finalización de ese servicio de transporte, pero más o menos tiene que estar informado de si no termina en Villa Alvaguito (?) para que no le afanen hasta los pelos.
  • Llevar menos de 5 pesos
    A ver cómo uno se arregla para salir con solamente $ 5. El viaje de ida, el viaje de vuelta… ¿y después qué pensás hacer?
  • No caminar por avenidas sino sólo calles internas
    Esto está bueno para cuando uno va caminando. Yo suelo hacerlo siempre, especialmente los viernes a la tarde, que estoy solo y varias horas al pedo. La idea es evitar caminar por las avenidas principales, sino transitar solamente las calles internas de la ciudad. Es una buena forma de saber dónde hay ciertos negocios más chiquitos que no hay en avenidas, ver gente no tan enloquecida sino un poco más de barrio, conocer los nombres de las calles que uno nunca conoce, ver casas en vez de tantos negocios, oír un poco menos de ruido y respirar un poco menos de smog.
  • Ir hasta donde se corta una calle y recién ahí doblar
    Esto se puede hacer caminando o en auto. Es tan simple como ir por una calle y prohibirse doblar en otra, a no ser que se corte, claro está. De más está decir que más o menos hay que pensar qué calle se va a elegir, o permitirse cortar el juego en cualquier momento… Si uno agarra Av. Rivadavia en Capital Federal (o Ciudad Autóoonoma… de Buenos Aires) y no dobla, va a terminar en Merlo, provincia de Buenos Aires.
  • Ir a un solo lugar sin moverse de ahí hasta decidir volver
    No hay mucho que explicar, ¿no? Llegar a un lugar, apoyar el culo y no ir a otro lado (o más difícil: no moverse) hasta que se decide volver.
  • Caminar todo el tiempo, sin sentarse
    Lo contrario a lo anterior. Lo que hago yo casi todos los viernes a la tarde :D.
  • No usar medios de transporte
    Tampoco hay mucho para explicar. Queda todo en manos de nuestras patitas.
  • Salir sin ir a ninguna fucking empresa capitalista (McDonald’s, Starbucks, etc.)
    Es una opción que muchos eligen de nacimiento, mientras que a otros nos es difícil considerar. Bien, la idea sería no pisar ciertas empresas sino pasar por almacenes de barrio, panaderías, rotiserías, kiosquitos, o simplemente una plaza. Esto puede abarcar no entrar a ningún shopping, o sí.
  • No pasar por ciertos barrios o sólo limitarse a determinada zona
    Esto sirve para cuando uno no sabe bien a dónde ir. Podría limitarse a no salir de Zona Sur, o a sólo pasar por el este de la Capital Federal, o sólo pisar ciertos barrios, o no pasar por los barrios que visitó en las últimas equis semanas, o cosas así.
  • Ir y venir de distintas maneras
    Algo similar a la primera opción. La idea sería ir a un lugar con un colectivo o subte o loquesea, y sin moverse de ahí más de determinada cantidad de cuadras (o sí, pero luego volviendo al mismo lugar), volver de otra forma.
  • Ir a un lugar con sólo equis sílabas o vocales
    Sí, esto claramente es una pavada que me quedó como secuela del post de los diminutivos… pero sirve. Uno puede elegir ir a un lugar (local, barrio, calle, lo que dé…) cuyo nombre sólo tenga cierta cantidad de sílabas, o cierta cantidad de vocales, o sólo empiece con cierta letra, etc. Obviamente, si esta cantidad o esta letra sale al azar, el desafío será mucho mayor.
  • Salir a un lugar al aire libre
    El tema acá está en no quedarse en un lugar bajo techo. No shoppings, no barcitos, no estaciones de servicio, no facultades… No sé qué, será cuestión de ver qué hay.
  • Salir sólo si llueve
    Esto sería algo similar a lo anterior, pero exactamente al revés, buscando un lugar que a uno lo repare de la lluvia.
  • Salir sólo si llueve, pero a un lugar al aire libre
    Masoquismo puro.
  • Organizar una salida decidida por una sola persona
    Si se trata de una juntada de dos o más personas, se puede hacer que cada vez que se sale, uno solo sea el que decida a dónde ir, y el otro va sin saber dónde y confiando en lo que va a decir el otro, casi como yendo con los ojos cerrados. Claro que tiene que ser un grupo de confianza y que más o menos compartan los mismos gustos o estén dispuestos a hacer cosas que por su propia cuenta no harían.
  • Hablar sólo con 3 personas
    Si esto se toma como una premisa y se presta atención todo el tiempo, verá que no es tan fácil como parece. Al comprar el boleto para viajar, hay que decirle el valor, y ya se gasta una persona. Si uno va a comprar algo para tomar, se gasta otra persona. Si aparece alguien en la calle que le pregunta cómo ir a tal lado, se le gastó la otra persona, y… ¿cómo volvemos?

De más está decir que este post es producto de la locura que a veces pasa por mi cabeza… y que sólo sirve como disparador para tratar de cambiar un poco las salidas que se convierten en rutina. Algunas son factibles de realizar, otras imposibles. Y obviamente estas restricciones se pueden combinar, como para hacer más difícil la cosa: ¿se imaginan salir caminando bajo la lluvia a un lugar cuyo nombre sólo puede tener 4 letras, sin poder doblar en ninguna calle, limitándose a dirigirle la palabra a 3 personas como máximo y contando con sólo 5 pesos en el bolsillo?

Ni hablemos de que existen mil alternativas más, sólo que éstas son las primeras que se me ocurrieron. Por supuesto, si se les ocurren más cosas locas, pueden dejarlas entre los comentarios… sin tomar a “ir a pegarle a Alvago por el post de mierda que hizo” como una opción válida. ¡Saludos!

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar

5 comentarios... [¡Dejá el tuyo!]

  1. Solo Gente Linda dijo el 8 de noviembre de 2010:

    hola me llamo Matias Gemelli y estoy promoviendo mi red social de argentina para los paises de latinoamericana ,si estan interesados en intercambiar links me avisan.
    http://www.sologentelinda.com
    mi mail es matias.gemelli@live.com.ar

  2. Víctor dijo el 9 de noviembre de 2010:

    Varias de esas ya las he vivido…

    Una vez tomé un colectivo que nunca había tomado pensando que iría a algún lugar x (1), resultó que fue directo a su parada (4).
    En la misma parada, pregunté si algún colectivo iba hacia la capital, que era hacia donde tenía que ir en primer lugar y me dijeron que no, que era un colectivo interno que a lo sumo me podrían llevar hasta “la ruta” que quedaba a varios kilómetros de ahí. Lo malo es que me querían cobrar y al revisar mi bolsillo me di cuenta de que tenía justo para un pasaje -el de vuelta- Doh! (5).

    Antes también era de caminar mucho y sin parar (9), por calles internas (6). Era enriquecedor ver (si es que todavía se puede, porque últimamente se las pasan más tiempo adentro de sus casas) cómo la gente se reúne a compartir entre amigos y vecinos, jugando algún partidito de fútbol en alguna canchita improvisada, tomando tereré y esas cosas.
    Hasta que un día en un barrio más o menos residencial de mi propia ciudad me perdí y como no soy de hablar mucho (19) estuve recorriendo varias horas y, como si fuera un laberinto, volvía a ver las mismas casas una y otra vez -o quizá eran todas parecidas- Al final resultó que tenía que haber doblado al terminar la primera la calle (7) y ya directo salía a la avenida principal…

    ¿Salir cuando llueve? (16) Por estos lares sería una locura, una vez casi me devoró un raudal, salí ileso aunque se cobró una víctima: Después de eso nunca más supe de mi celular…

    Lo que te estoy contando es totalmente real. Claro, fueron “accidentes”, creo que sería divertido cuando uno mismo lo planea. Pero bueno, supongo que a todos les habrá pasado… digo… ¿o sólo me pasó a mi? D:

  3. CRis. dijo el 9 de noviembre de 2010:

    ¿Vos te crees que este es un post “rrelleno” y “malísimo”? Entonces soy una lectora de tu contenido de relleno y según vos malísimo.

    Yo, leyendolo viviendo en otra ciudad, me di cuenta que cada vez que voy a Bs.As a veces suelo ir a los mismo lugares. Es una ciudad tan grande, que ni la gente que vivio ahí toda su vida la conoce del todo, así que podés imaginarte yo.

    De todas formas soy una de esas personas, que como vos camina, y si bien a veces recorro los mismo lugares, lo hago por diferentes calles, haciendo distintos caminos. Tampoco me puedo hacer la Indiana Jones por la ciudad, porque si bien por el momento no me he perdido, pretendo no hacerlo alguna vez.

    De todas formas siempre salgo con la guia, por las dudas que no sepa a dónde estoy, el celular cargado y con crédito por cualquier inconveniente marco el número de mi tío que antes de salir siempre me dice: “Si te perdes, quedate en un esquina y me llamas”. No me tiene mucha fe.

    Con eso de evitar empresas capitalista globalizada, creo que genteralemente las evito, no estoy acostumbrada a hacer esas cosas acá y hay miles de lugares mucho más lindos, con lo cual no quiere decir que no haya ido varias veces tanto a un Burger como a un Mc y alguna vez a tomarme un café a Satarbucks. Igual dejamde decirte que no me copó, pero tampoco es desagradable, o sea, ni fu ni fa.

    Después, lo de hablarle a 3 persona… Alva por favor, eso es para salir a morir! Igual creo que cada vez que salgo no hablo más que con los choferes para decirle el precio del boleto, pero si me tomo dos colectivos para ir y do para volver, ya le pifie.

    Por otro lado la lluvia no me molesta para nada, de hecho he camino varias cuadras bajo la lluvia y me divierte, te podés cagar un poco más un poco menos de frío, mojarte un poco más y un poco menos, pero siempre intento buscarle el lado divertido. Además que depende mucho de la gente con la que esté, así que bueno, no me molesta para nada la verdad.

    Bueno, creo que no tengo mucho más que agregar y además escribí algo casi tan largo como tu post.
    Nos leemos por ahí! Saludos!

    CRis.

  4. Gabriel dijo el 11 de noviembre de 2010:

    ¡Geniales los tipos Alvaro! A ponerlos en practica, generalmente la rutina me consume entre tanto laburo y facultad…

    Después te cuento como me va 😉

  5. Dam. dijo el 19 de noviembre de 2010:

    Siempre pero siempre dije que tomarse un bondi que no sabes a donde va es la cura para todos los mambos neuronales, a mi me sirve para despejar la mente 🙂

RSS feed for comments on this post.

¡Dejá un comentario!

Media pila, podés usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Leé más...

Página principal de Alvago Go!
Ver un post al azar
« Entrada anterior:
» Entrada siguiente: