Alvago Go!

El blog de Alvaro G. Ghisolfo

El blog que no habla de todo un poco: habla de todo, mucho.

Ir al contenido.

Quién soy

Soy la única persona
en el mundo que
responde al nombre
de “Alvaro G. Ghisolfo”.

Ingresá tu dirección de mail para suscribirte a Alvago Go! y recibir notificaciones de nuevas entradas.

» Alvago »»» Una triste, lenta y dolorosa muerte

22 de mayo de 2011 8 comentarios

Tranqui, no estoy hablando de ninguna persona ni animal. Tampoco, aunque por el título parezca, no, tampoco estoy hablando de este blog. Simplemente voy a comentar, en otro improvisado e inútil post, cuáles son las características de mi Nokia 6131… características que más bien podrían llamarse “motivos por los cuales en cualquier momento me compro un celular nuevo”.

Esto puede tomarse como una especie de review de un viejo Nokia 6131, con unos 3 años de uso. Van más o menos por orden de antigüedad de aparición:

  1. Pintura interior: El primer problema que surgió fue que el roce al abrir y cerrar la tapita fue gastando la pintura negra que rodeaba a la pantalla principal y algunos botones (los números 7 y 8, para ser más específico). La marca Movistar desapareció completamente, y el logo de Nokia quedó por la mitad.
  2. Pintura exterior: Toda la parte negra de afuera (frontal y trasera) es un plástico negro que a la vez está pintado de negro. Esa pintura es medio flexible, algo “gomosa”, y se fue descascarando y separando del plástico. Obviamente esto pasó después de lo que lógicamente iba a pasar primero: que se raye todo.
  3. Reconocimiento del SIM: Uno de los primeros problemas de “lógica” que tuvo el celular, fue el reconocimiento de la tarjeta SIM. Un mensaje de indicación de que no se reconocía el chip empezó a aparecer cada vez más seguido, lo cual primero me llevó a sacarla y ponerla de nuevo, hasta que me di cuenta que no haciendo nada, el problema se solucionaba temporalmente igual.
  4. Envío de SMS: Por algún inexplicable motivo, llegó un momento a partir del cual enviar mensajes de texto costaba mucho más. Al parecer no era un problema de señal, pero un mensaje “Falló el envío” empezó a ser cada vez más recurrente, obligando a entrar a la bandeja de salida y reenviar el mensaje que no se había podido enviar.
  5. Cable de los auriculares: El aparato no fue lo único que se iba muriendo, sino también todo lo relacionado. A uno de los dos lados del auricular (más específicamente el derecho) no sólo se le salió la “telita” sino que también dejó de funcionar, por un corte en el cable. Moviendo el cable con insistencia, el problema se solucionaba.
  6. Señal: El error en el envío de los SMS se empezó a repetir mucho más seguido cuando el celular empezó a perder señal en lugares que antes tenía y que otros aparatos de la misma compañía siguen teniendo. Problemas de señal tanto para mensajes, para Internet o para llamadas. Cada tanto me aparecían algunos SMS de llamadas perdidas que jamás recibí.
  7. Tapa de la conexión de los auriculares: El lugar en el cual la ficha de los auriculares se conecta al celular viene tapado por un plástico unido por un ancho muy fino de ese material, que rápidamente se rompió e hizo que se pierda la tapita.
  8. Parlante: En algún momento y por ningún motivo físico en particular, el parlante externo (el de los tonos de llamada, recordatorios, etc.) empezó a funcionar mal, como si estuviera “ahogado”, pero de forma temporal. Cada tanto lo sigue haciendo, pero con un golpe se soluciona.
  9. Vibrador: Más o menos por la misma época, empezó a hacer lo mismo el vibrador: si bien la mayoría de las veces anda, puedo afirmar que… anda cuando quiere.
  10. Conexión de los auriculares: Seguramente potenciado a partir del problema Nº 7, por mancharse, oxidarse, llenarse de mugre, etc., la conexión de los auriculares empezó a fallar, no sólo por el cable (mencionado en el problema Nº 5) sino también por la ficha, la cual había que moverla bastante para que los auriculares sean reconocidos.
  11. Botones de volumen: A partir de cierto momento los botones externos del volumen (los que están al costado del celular) empezaron a andar medio mal. La mayoría de las veces hay que apretarlos muy fuerte para que funcionen.
  12. Conexión del cargador: Seguramente por sacarla y ponerla tantas veces, la ficha del cargador desde hace un tiempo queda “bailando”, por lo cual para cargar el celular no sólo hay que enchufarlo sino también darle al cable un par de vueltas al celular con la ficha tirante, para que haga conexión.
  13. Cuelgues: Especialmente cuando uno está haciendo algo (es decir, no tanto cuando está en stand by), el celular se tilda. A veces se queda sin hacer nada más, mientras que otras veces mediante un lindo (sí, tengo que reconocer que es lindo) efecto de rayado horizontal, la pantalla se pone negra y el celular se reinicia.
  14. Mini pantalla: Esto me pasó muy pocas veces, pero me pasó y tengo que aclararlo. A veces la pantalla chiquita exterior quedaba apagada, y al abrir el celular no se encendía. Seguramente es algo lógico porque las pocas veces que lo hizo, lo hizo hasta que el celular fue reiniciado. Igual es raro.
  15. Cámara: Éste es el único punto del cual no estoy seguro de estar diciendo lo correcto. Se trata de que, según creo yo, la cámara saca cada vez fotos más pedorras. No sólo veo los colores más “desgastados” que los de las primeras fotos que saqué, sino que las veo medio borrosas, como si estuvieran fuera de foco, y no es precisamente porque por fuera el plástico transparente de la cámara se haya ensuciado.
  16. Tiempo de encendido: Esto es simple: El celular tarda cerca de 5 minutos en encenderse. Al apretar el botón, la pantalla se queda en blanco por un tiempo, y después se van “cargando” las cosas (en este orden: hora, wallpaper, recordatorios, colores, contactos, y microSD) tomándose todo el tiempo del mundo. Cabe aclarar que muchas veces durante este arduo proceso de encendido el celular puede colgarse y apagarse o reiniciarse, teniendo que empezar todo de nuevo y tardando así más de 10 minutos en encender.
  17. Memoria: Sin demasiadas ni avisos, hay días en los que se me borran todos los recordatorios que dejo en el celular. Esto es grave cuando uno usa los recordatorios como alarma y un fucking aparatito termina haciendo que duermas hasta cualquier hora del día.
  18. Tapa de la conexión infrarroja: Debajo de los botones del volumen, a la izquierda del celular está la conexión vía infrarrojo tapada por una tapita negra con el mismo aspectos de esos botones. Bien, esta tapita un día se despegó y desapareció.
  19. Batería: De un día para el otro, la batería me empezó a durar muchísimo menos de lo que venía durando. Ya no aguanta ni 24 horas, obligándome a tener que dejar el celular cargándose todo el tiempo que estoy adentro de mi casa hasta último momento para que pueda aguantar todo el tiempo en el que no lo estoy.
  20. Tapa de la batería: De a poco, uno a uno se fueron rompiendo los plastiquitos que sostenían la tapita de la batería. Últimamente estaba quedando enganchada sólo con uno, y con un montón de cinta scotch que reemplazaba a los demás. Pero finalmente se rompió el último, la tapita se cayó y ahora, si no está pegada con mucha cinta, no se queda… así que decidí que lo mejor es tenerlo sin tapita y que sólo la batería quede pegada con cinta scotch y de papel.
  21. Identificación de los contactos: Y el último problema que apareció hace unos pocos días y que fue el que me hizo pensar en todos los anteriores y armar este post, fue el reconocimiento (o mejor dicho, no reconocimiento) de los contactos en SMS y llamadas. Si bien en la lista de contactos los datos siguen apareciendo, cuando me llaman o me llega un SMS, no me dice quién es, obligándome a tener que recordar el número de memoria, ir a la lista de contactos y buscar quién era, uno por uno, a mano.

He aquí la mayoría de los problemas de mi celular, y hasta quizás me esté olvidando de alguno. En tanto tiempo de uso aclaro que el celular tuvo algunos golpes (la mayoría no intencionales, aunque reconozco que otros sí :P) y que así y todo el contenido de este post no atenta contra mi amor a todos los productos de Nokia. Tengo que ver qué uso le voy a dar a mi próximo celular y a partir de ahí decidir si sigo con esa marca o no.

Mientras tanto, cualquiera de los 21 puntos anteriores van a seguir poniéndome de mal humor y van a seguir pareciendo excusas para que, como digo siempre, yo siga siendo… el rey de la incomunicación.

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar

Hay 8 comentarios [Leer los comentarios]

¡Dejá un comentario!

Media pila, podés usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


» Alvago »»» Cosas que hago en la PC sin darme cuenta

20 de mayo de 2010 15 comentarios

Ya eran muchas las veces que me juntaba con un amigo de la facu y notaba que, mientras estaba hablando por teléfono o escuchándome a mí, hacía clic con el botón derecho en el Escritorio de Windows y ponía “Actualizar”. Obviamente no se actualizaba nada, sólo se llegaba a percibir un refresco gráfico de los íconos que se recargaban.

Sin embargo, la última vez que nos juntamos, noté que hacía eso demasiado rápido, casi como compitiendo contra sí mismo. Le saqué el mouse porque sentía que iba a estallar de los nervios. Y me puse a pensar en qué cosas hacía yo en la PC mientras estaba hablando por teléfono o en cualquier otra cosa que no sea darle bola a la propia PC. Y acá lo comparto. Porque es re obvio que a todos ustedes les re interesa… ¿no?

Mientras estoy concentrado en otra cosa, me encargo de:

  • Hacer clic en la flechita que está al lado del reloj en la tray-bar, para mostrar los íconos que hay ocultos, por más que no me interese acceder a nada de lo que haya ahí. Una vez que veo lo que hay, volver a hacer clic en la flechita para volver a cerrarlo.
  • Apretar Win+D para mostrar el Escritorio, por más que no tenga nada que buscar ahí, y después volver a apretarlo para volver a ver las ventanas que tenía antes. Como si tuviera que espiar qué está haciendo el Escritorio cuando nadie lo mira, o algo así.
  • Dejar el puntero parado un rato encima de la notificación de TweetDeck cuando aparece, durante unos segundos, por más que no me interese el tweet o no me pueda concentrar en leerlo, hasta que realmente me decida a ir a la cruz para cerrarla.
  • Abrir un Bloc de notas lo más rápido posible apretando Win+R, escribiendo “notepad” y dándole Enter, para automáticamente apretar Alt+F4 y cerrar el Bloc de notas que acabo de abrir. Esto también es válido para los exploradores: apretar Ctrl+T para abrir una nueva pestaña, y al toque cerrarla con Ctrl+W. Ni idea para qué hago esto.
  • Ir seleccionando de a filas o de a columnas los íconos que están en el Escritorio: primero la fila superior, después la de abajo, después la tercera, etc. De la misma forma, si tengo algún texto abierto, ir seleccionando las líneas de texto de a una.
  • Hacer botón derecho en “Equipo” (o “Mi PC” hasta XP, ya que las malditas costumbres vienen autoheredándose desde muchísimos años atrás), después abrir las Propiedades, y al toque cerrar la ventana, sin leer nada.
  • Si tengo Gmail abierto, hacer clic sobre las distintas etiquetas que están en el menú de la izquierda, para después finalmente volver a hacer clic en el logo de Gmail e ir a la bandeja de entrada principal. Esto último a veces se traslada a Windows Live Mail, a Twitter si lo tengo abierto por web, etc.

Y no sé, seguramente hago muchas cosas más sin darme cuenta. Pero como justamente no me doy cuenta de lo que hago, no lo recuerdo como para contarlo acá :D. ¿Y ustedes, tienen alguna locura así?

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar


» Alvago »»» Caída de objetos al estilo dominó

20 de octubre de 2009 21 comentarios

Por salir apurado para ver quién tocaba timbre, es la segunda vez en una semana que me pasa lo mismo. Sólo que esta vez tomé registro de la situación.

Acá está el resultado. Una foto que resume todo este post.

Acá está el resultado. Una foto que resume todo este post.

Me acabo de llevar por delante el cable del teléfono y con él un millón de cosas más, tirando al piso:

  • El teléfono de línea, del que se rompió un pedazo de plástico.
  • Un teclado de una computadora vieja, que estaba enganchado con el cable del teléfono.
  • Todos los apuntes y planillas de los alumnos de Cosgaya y de DGPC.
  • $ 22,65 (de los cuales $ 2,65 están distribuidos en monedas de 50 centavos y más chicas).
  • Mi cédula de identidad.
  • Mi llavero.
  • Un tarrito de Lubricante multiuso Bardahl (léase WD-40 alternativo).
  • Un tarrito de Off! que cayó parado y todavía no entiendo cómo.
  • Un tarrito de Axe Seco sabor Musicstar que igual tenía que tirar porque estaba vacío.
  • Mi celular (igual él ya está acostumbrado a los maltratos).
  • 13 chapitas de las que van atrás del gabinete de las PCs, que me devolvieron ayer ofreciéndome ponerles una gomita para que no se me separen y yo no quise aceptar (qué nabo).
  • La webcam.
  • Una zapatilla de electricidad que estaba enganchada con el cable de la webcam.
  • Una tarjeta personal que me dio @mola_ en la BarniFest 2 que se hizo en Podestá Bar el 24 de julio de 2009 y que tengo por ahí tirada desde la madrugada siguiente.
  • Un sobre de Clight sabor Manzana verde.
  • Una lapicera y un resaltador amarillo flúo.

Voy a hacer una vez más el intento de ser 100% optimista y, si bien tuve que levantar todo y juntar monedas y chapitas esparcidas por toda la pieza, pensar: menos mal que no se me cayó una taza de café y me quemé, menos mal que no se me cayó un vaso de jugo y me mojé todo, menos mal que no se me cayó el tarrito de la comida de las gatas y se desparramó todo el Royal Canin, menos mal que no se me cayó el monitor, menos mal que no se me cayó el techo encima… bue, ya estoy delirando. Disculpen.

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar