Alvago Go!

El blog de Alvaro G. Ghisolfo

El blog que no habla de todo un poco: habla de todo, mucho.

Ir al contenido.

Quién soy

Soy la única persona
en el mundo que
responde al nombre
de “Alvaro G. Ghisolfo”.

Suscribite por e-mail

Ingresá tu dirección de mail para suscribirte a Alvago Go! y recibir notificaciones de nuevas entradas.

A continuación podrás leer un post al azar, uno de todos los escritos en mi blog. Si ya lo leíste o no te interesa leerlo, hacé clic acá para saltar a otro post cualquiera.


» Alvago »»» Limpiando el piso con limón

8 de Diciembre de 2010 1 comentario

De los creadores de “Fórmula para preparar tu propio tecito Vick casero”, “Cajita de diskettes Dysan como dispenser de jugo Clight” y “El eterno Glade Glass Scents”, llega a Utilísima Go! (?) una nueva idea para la casa: “Limpiando el piso con limón”.

Lo primero que tengo que comentar es que anoche bajé al piso las bolsas llenas de cosas para el arbolito de navidad, para que hoy estén listas temprano para que madre las arme. Fue un grave error, porque me había olvidado que mi gata es especialista en cagar todos los planes… ¡cagarlos literalmente!, o mearlos, o vomitarlos, o llenarlos de pelos, o algo.

Esta vez se le ocurrió mear arriba de las bolsas, con lo cual esta mañana tuve que limpiarlas, llevarlas afuera, y limpiar el piso. Pero acá viene la travesía, porque además de la introducción anterior, es necesario comentar que en estos últimos días los tiempos de la familia no fueron los normales y, por ende, no hubo tiempo de comprar las cosas que había que comprar, entre ellas, artículos de limpieza.

La pregunta era entonces con qué iba a limpiar el piso. Trapo de piso tenía, y agua tenía, pero no desodorante, y no iba a hacer la asquerosidad de desparramar el juguito amarillo por todo el piso sólo con agua.
Pensé inmediatamente en una opción B, Lysoform líquido, pero tampoco había.
Decidí volver a la antigüedad en la que aún no se había inventado el perfume (?) y disponerme a limpiar con lavandina, pero cuando fui a buscar, tampoco había.
Por un momento pensé en lavar con detergente, que había muy poco, pero iba a ser imposible limpiar semejante enchastre.
Así que opté por ir a buscar alcohol como para, al menos, desinfectar un poco y dejar olor a limpio… pero no había.

Finalmente, casi decidido a moverme hasta la casa de artículos de limpieza y rogar que un feriado como hoy esté abierta, abrí la heladera y agarré un limón. Lo exprimí en el balde con agua, y terminé limpiando el piso con limonada. Les aseguro que queda y huele muy bien.

Nota: Para fomentar un poquito mi mal humor de la mañana, termino de limpiar el piso de mi pieza y escucho que los perros empiezan a ladrar. Era mi vieja, que venía de la perfumería.

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar

Hay 1 comentario [Leer los comentarios]

¡Dejá un comentario!

Media pila, podés usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Leé más...

Ver otro post al azar
Página principal de Alvago Go!
« Entrada anterior:
» Entrada siguiente: