Alvago Go!

El blog de Alvaro G. Ghisolfo

El blog que no habla de todo un poco: habla de todo, mucho.

Ir al contenido.

Quién soy

Soy la única persona
en el mundo que
responde al nombre
de “Alvaro G. Ghisolfo”.

Suscribite por e-mail

Ingresá tu dirección de mail para suscribirte a Alvago Go! y recibir notificaciones de nuevas entradas.

» Alvago »»» Alt+0133, la gloria

9 de octubre de 2013 2 comentarios

Ante todo, nota de color: la idea de este post la tuve el 11/4/2011 y, gracias a habérmela anotado en un draft de Gmail, recién ahora lo estoy escribiendo, el 9/10/2013. Sí, dos años y medio después.

I love ...

I love …

Igual este post no es gran cosa, es una boludez. De hecho el borrador arrancaba con “Hacer un post con la boludez de …”.

Bueno, basta de intro. Los puntos suspensivos del párrafo anterior no dan a entender que había algo más que había escrito y que no trasladé acá. No, no, “…” es literal. La idea era hacer un post sobre los puntos suspensivos “…” en Twitter. Ojo, no con “…”, sino con “…”. ¿Se nota la diferencia?

Todos sabemos que muchas familias tipográficas incluyen en su set de caracteres uno que corresponde a los puntos suspensivos “…”. Y si no lo sabían y es un dato nuevo, bueno, bienvenido sea. Este carácter tiene mucho mejor diseñados los espacios que hay entre los tres puntitos, y en algunos casos, también cada punto en sí. Si tipeamos tres puntos por separado, el aire que hay entre ellos es mucho mayor, generando mucho blanco en toda la mancha de texto, lo cual es bastante molesto para la lectura, hablando siempre con un ojo detallista, claro está. En Windows, podemos tipear el carácter de los puntos suspensivos con Alt+0133.

Ahora bien, lo importante de todo esto es que este carácter no sólo nos da un mejor gris de texto en un impreso, sino que también lo podemos utilizar para reemplazar los tres puntitos en los medios electrónicos donde tenemos una cantidad limitada de caracteres, lo cual se convierte en una ventaja, porque nos da lugar a tipear dos caracteres más.

Por ejemplo, en Twitter. Si yo tipeo “Hola…”, Twitter cuenta 7 caracteres (4 de la palabra + 3 puntos). Pero si yo tipeo “Hola…”, reemplazando los 3 puntos por el carácter de los puntos suspensivos, Twitter cuenta sólo 5 caracteres. ¡Sí, ahorramos 2 caracteres! Este “ahorro” a veces no tiene importancia, pero cuando una graaaaaan idea (?) no nos cabe en un tweet por sólo 2 caracteres, el Alt+0133 se convierte en la gloria.

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar

Hay 2 comentarios [Leer los comentarios]

¡Dejá un comentario!

Media pila, podés usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


» Alvago »»» Desvío <— oíʌsәɊ

17 de mayo de 2010 8 comentarios

Después de 7 períodos consecutivos de Manuel Quindimil, la última elección de la intendencia de Lanús la ganó Darío Díaz Pérez. Y si bien no estoy 100% conforme con lo que hace, tengo que admitir que el lavado de cara que le dio al partido de Lanús en tan poco tiempo de mandato es realmente increíble. Fue un giro de 180º. Y esto del “giro de 180º” tiene mucho que ver con este post.

Uno de los cambios más importantes que están realizando es algo de lo que supuestamente más se pedía acá en Lanús (además de volar la inseguridad): que mejoren el pavimento de todas las calles. La verdad que andar en auto por cualquier parte de Lanús era más o menos como viajar arriba de un samba. Y es algo que están mejorando muchísimo.

Como consecuencia de querer realizar tantos cambios y tan rápido, nos encontramos con que desde hace un par de años hay muchas calles de Lanús cortadas al mismo tiempo. Sin ir más lejos, hasta la semana pasada estaban cortadas las 3 calles perpendiculares a la que yo vivo más cercanas a mi casa, más la calle de mi casa, más la calle de atrás de mi casa. Son todos cortes de, cuanto mucho, 3 o 4 cuadras… pero molestan bastante.

Me estoy yendo mucho de tema y va a quedar un post kilométrico, al pedo. Pero creo que era necesario hacer esa introducción sobre tantos cortes de calles al mismo tiempo, para “justificar” por qué hicieron algo que voy a explicar a continuación. No voy a decir que no tienen plata para gastar en el doble de carteles, sino que me voy a limitar a hablar bien de la idea que tuvo quien sea que haya pensado en esto.

La cosa es sencilla. Al haber tantos cortes al mismo tiempo, necesitan muchos carteles que indiquen que hay un desvío. Los hay luminosos, los hay con LEDs, los hay con los conitos naranjas del tránsito, los hay sobre carritos con rueditas que se trasladan… ok, pero acá estamos en Lanús. Hay que usar chapa pintada, y gracias que no es pintada a mano. Ahora bien: la chapa, además de la palabra “Desvío”, tiene que tener una flecha apuntando hacia el lado para donde hay que desviarse, y como el cartel siempre se pone en una esquina, ese lado va a depender del sentido de la calle perpendicular a la que está cortada.

Y ahora no hay mucho más que explicar. No digo que esto se haya inventado acá en Lanús, esta idea más bien debe ser milenaria… pero simplemente me llamó la atención porque, aplicada en el control del tránsito, jamás la había visto. La solución para no hacer tantos carteles y tener que andar cambiándolos a cada rato, fue tan simple como inventar esto:

Así, cuando quieren cambiar el sentido obligatorio para el desvío o quieren cambiar el cartel de lugar, simplemente giran 180º el cartel, y se acabó el problema. La palabra “Desvío” se sigue leyendo, y la flecha indica para el otro lado. Un giro de 180º :D.

Sé que este post es muy estúpido, pero vi esto y si bien es una idea más que simple, me sorprendió mucho y no quería dejar de comentarla.

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar


» Alvago »»» Diferencias entre Ser, Activia y Actimel de La Serenísima

9 de marzo de 2010 10 comentarios

Las publicidades de La Serenísima y demás marcas que esta empresa comercializa generan un contexto tan evidentemente amigable que da asco. Siempre me sorprendió esto.

El fondo, el paisaje, el alrededor, los cubiertos, los almohadones, los toboganes de la plaza, el color de la ropa, el color de las uñas… todo tiene que combinar con el producto que están vendiendo. Perdón, ¿dije “combinar”? No, no, me retracto: tiene que ser exactamente igual. Si no es así, al parecer el producto no vende.

Les cuento que ya volví de mi viaje al Noroeste y me encontré con que no se publicaron ninguna de las dos entradas que había programado para Alvago Go!. Así que, mientras preparo el post sobre el viaje, voy con ésta, la primera, que se me ocurrió hacer esto en 2 minutos, previo a mis vacaciones. Insisto, está hecho así nomás, así que van a encontrar todos los errores de photoshopeo habidos y por haber.

"Ser" de La Serenísima, en Alvago Go!

La familia X consume mucho Ser, por eso están todos tan flaquitos.

"Activia" de La Serenísima, en Alvago Go!

A la familia Y se le dio por Activia, y chau tránsito lento. Tranqui, 120.

"Actimel" de La Serenísima, en Alvago Go!

En cambio, la familia Z toma siempre Actimel. Están con las defensas al palo.

Como verán, no es muy difícil ser “creativo” de esta empresa. Este post no pretende criticar la calidad de los productos Ser, Activia, Actimel ni de La Serenísima en general, porque en mi casa, como dije cuando vivía tomando leche, son los que más se consumen, y me encantan… pero realmente las publicidades son patéticas.

Te dejo con la famosa familia XYZ.

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar


Página siguiente »