Alvago Go!

El blog de Alvaro G. Ghisolfo

El blog que no habla de todo un poco: habla de todo, mucho.

Ir al contenido.

Quién soy

Soy la única persona
en el mundo que
responde al nombre
de “Alvaro G. Ghisolfo”.

Suscribite por e-mail

Ingresá tu dirección de mail para suscribirte a Alvago Go! y recibir notificaciones de nuevas entradas.

» Alvago »»» Una triste, lenta y dolorosa muerte

22 de mayo de 2011 8 comentarios

Tranqui, no estoy hablando de ninguna persona ni animal. Tampoco, aunque por el título parezca, no, tampoco estoy hablando de este blog. Simplemente voy a comentar, en otro improvisado e inútil post, cuáles son las características de mi Nokia 6131… características que más bien podrían llamarse “motivos por los cuales en cualquier momento me compro un celular nuevo”.

Esto puede tomarse como una especie de review de un viejo Nokia 6131, con unos 3 años de uso. Van más o menos por orden de antigüedad de aparición:

  1. Pintura interior: El primer problema que surgió fue que el roce al abrir y cerrar la tapita fue gastando la pintura negra que rodeaba a la pantalla principal y algunos botones (los números 7 y 8, para ser más específico). La marca Movistar desapareció completamente, y el logo de Nokia quedó por la mitad.
  2. Pintura exterior: Toda la parte negra de afuera (frontal y trasera) es un plástico negro que a la vez está pintado de negro. Esa pintura es medio flexible, algo “gomosa”, y se fue descascarando y separando del plástico. Obviamente esto pasó después de lo que lógicamente iba a pasar primero: que se raye todo.
  3. Reconocimiento del SIM: Uno de los primeros problemas de “lógica” que tuvo el celular, fue el reconocimiento de la tarjeta SIM. Un mensaje de indicación de que no se reconocía el chip empezó a aparecer cada vez más seguido, lo cual primero me llevó a sacarla y ponerla de nuevo, hasta que me di cuenta que no haciendo nada, el problema se solucionaba temporalmente igual.
  4. Envío de SMS: Por algún inexplicable motivo, llegó un momento a partir del cual enviar mensajes de texto costaba mucho más. Al parecer no era un problema de señal, pero un mensaje “Falló el envío” empezó a ser cada vez más recurrente, obligando a entrar a la bandeja de salida y reenviar el mensaje que no se había podido enviar.
  5. Cable de los auriculares: El aparato no fue lo único que se iba muriendo, sino también todo lo relacionado. A uno de los dos lados del auricular (más específicamente el derecho) no sólo se le salió la “telita” sino que también dejó de funcionar, por un corte en el cable. Moviendo el cable con insistencia, el problema se solucionaba.
  6. Señal: El error en el envío de los SMS se empezó a repetir mucho más seguido cuando el celular empezó a perder señal en lugares que antes tenía y que otros aparatos de la misma compañía siguen teniendo. Problemas de señal tanto para mensajes, para Internet o para llamadas. Cada tanto me aparecían algunos SMS de llamadas perdidas que jamás recibí.
  7. Tapa de la conexión de los auriculares: El lugar en el cual la ficha de los auriculares se conecta al celular viene tapado por un plástico unido por un ancho muy fino de ese material, que rápidamente se rompió e hizo que se pierda la tapita.
  8. Parlante: En algún momento y por ningún motivo físico en particular, el parlante externo (el de los tonos de llamada, recordatorios, etc.) empezó a funcionar mal, como si estuviera “ahogado”, pero de forma temporal. Cada tanto lo sigue haciendo, pero con un golpe se soluciona.
  9. Vibrador: Más o menos por la misma época, empezó a hacer lo mismo el vibrador: si bien la mayoría de las veces anda, puedo afirmar que… anda cuando quiere.
  10. Conexión de los auriculares: Seguramente potenciado a partir del problema Nº 7, por mancharse, oxidarse, llenarse de mugre, etc., la conexión de los auriculares empezó a fallar, no sólo por el cable (mencionado en el problema Nº 5) sino también por la ficha, la cual había que moverla bastante para que los auriculares sean reconocidos.
  11. Botones de volumen: A partir de cierto momento los botones externos del volumen (los que están al costado del celular) empezaron a andar medio mal. La mayoría de las veces hay que apretarlos muy fuerte para que funcionen.
  12. Conexión del cargador: Seguramente por sacarla y ponerla tantas veces, la ficha del cargador desde hace un tiempo queda “bailando”, por lo cual para cargar el celular no sólo hay que enchufarlo sino también darle al cable un par de vueltas al celular con la ficha tirante, para que haga conexión.
  13. Cuelgues: Especialmente cuando uno está haciendo algo (es decir, no tanto cuando está en stand by), el celular se tilda. A veces se queda sin hacer nada más, mientras que otras veces mediante un lindo (sí, tengo que reconocer que es lindo) efecto de rayado horizontal, la pantalla se pone negra y el celular se reinicia.
  14. Mini pantalla: Esto me pasó muy pocas veces, pero me pasó y tengo que aclararlo. A veces la pantalla chiquita exterior quedaba apagada, y al abrir el celular no se encendía. Seguramente es algo lógico porque las pocas veces que lo hizo, lo hizo hasta que el celular fue reiniciado. Igual es raro.
  15. Cámara: Éste es el único punto del cual no estoy seguro de estar diciendo lo correcto. Se trata de que, según creo yo, la cámara saca cada vez fotos más pedorras. No sólo veo los colores más “desgastados” que los de las primeras fotos que saqué, sino que las veo medio borrosas, como si estuvieran fuera de foco, y no es precisamente porque por fuera el plástico transparente de la cámara se haya ensuciado.
  16. Tiempo de encendido: Esto es simple: El celular tarda cerca de 5 minutos en encenderse. Al apretar el botón, la pantalla se queda en blanco por un tiempo, y después se van “cargando” las cosas (en este orden: hora, wallpaper, recordatorios, colores, contactos, y microSD) tomándose todo el tiempo del mundo. Cabe aclarar que muchas veces durante este arduo proceso de encendido el celular puede colgarse y apagarse o reiniciarse, teniendo que empezar todo de nuevo y tardando así más de 10 minutos en encender.
  17. Memoria: Sin demasiadas ni avisos, hay días en los que se me borran todos los recordatorios que dejo en el celular. Esto es grave cuando uno usa los recordatorios como alarma y un fucking aparatito termina haciendo que duermas hasta cualquier hora del día.
  18. Tapa de la conexión infrarroja: Debajo de los botones del volumen, a la izquierda del celular está la conexión vía infrarrojo tapada por una tapita negra con el mismo aspectos de esos botones. Bien, esta tapita un día se despegó y desapareció.
  19. Batería: De un día para el otro, la batería me empezó a durar muchísimo menos de lo que venía durando. Ya no aguanta ni 24 horas, obligándome a tener que dejar el celular cargándose todo el tiempo que estoy adentro de mi casa hasta último momento para que pueda aguantar todo el tiempo en el que no lo estoy.
  20. Tapa de la batería: De a poco, uno a uno se fueron rompiendo los plastiquitos que sostenían la tapita de la batería. Últimamente estaba quedando enganchada sólo con uno, y con un montón de cinta scotch que reemplazaba a los demás. Pero finalmente se rompió el último, la tapita se cayó y ahora, si no está pegada con mucha cinta, no se queda… así que decidí que lo mejor es tenerlo sin tapita y que sólo la batería quede pegada con cinta scotch y de papel.
  21. Identificación de los contactos: Y el último problema que apareció hace unos pocos días y que fue el que me hizo pensar en todos los anteriores y armar este post, fue el reconocimiento (o mejor dicho, no reconocimiento) de los contactos en SMS y llamadas. Si bien en la lista de contactos los datos siguen apareciendo, cuando me llaman o me llega un SMS, no me dice quién es, obligándome a tener que recordar el número de memoria, ir a la lista de contactos y buscar quién era, uno por uno, a mano.

He aquí la mayoría de los problemas de mi celular, y hasta quizás me esté olvidando de alguno. En tanto tiempo de uso aclaro que el celular tuvo algunos golpes (la mayoría no intencionales, aunque reconozco que otros sí :P) y que así y todo el contenido de este post no atenta contra mi amor a todos los productos de Nokia. Tengo que ver qué uso le voy a dar a mi próximo celular y a partir de ahí decidir si sigo con esa marca o no.

Mientras tanto, cualquiera de los 21 puntos anteriores van a seguir poniéndome de mal humor y van a seguir pareciendo excusas para que, como digo siempre, yo siga siendo… el rey de la incomunicación.

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar

Hay 8 comentarios [Leer los comentarios]

¡Dejá un comentario!

Media pila, podés usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


» Alvago »»» Yo soy así

5 de mayo de 2011 16 comentarios

Este post, tal vez el post más personal de todo el blog, es para contar que, simplemente, esa persona que demuestro ser, es quien soy. Tal vez más adelante lo pueda decir con más o con menos temas, en mayor o en menor medida… pero por ahora, yo soy así.

Mañana viernes a las 9.30 AM, es decir, dentro de unas horas, por primera vez y junto a Darío Lanza vamos a dar una clase teórica que se va a desarrollar en la FADU, y va a ser terrible debut, porque no va a ser una clase cualquiera sino en el Aula Magna (3º piso) para los alumnos de los 3 turnos de las 2 cátedras de DGPC y abierta para todo el público que quiera ir en general. Puede sonar a una boludez y a la vez puede sonar exagerado, pero como sea que suene, va a ser un día muy importante para mí.

Sí, el párrafo anterior consistía en pasar un chivo. Pero no es el único sentido del mismo, sino para que se entienda cómo sigue la historia de este post. A partir de enterarse de la charla de mañana, un amigo me dijo que iba a tener que ponerme a borrar cosas de mi blog, cosas que en teoría deberían darme vergüenza. Le contesté que no iba a hacerlo, sin dar demasiado detalle. El detalle está en este post.

Recuerdo un par de personas diciéndome que no se imaginaban cómo sería yo en el rol de docente. Tuve también una compañera de trabajo que me lo dijo y también recuerdo una profesora mía que me dijo que buscó información mía en Internet, esperando que me ponga colorado, y se sorprendió cuando no pasó. Recuerdo también un par de alumnos el año pasado que conocieron mi blog y fueron directo a contarme, y yo sin dudar admití que sí, es mi blog y a veces posteo cosas boludas porque… yo soy así.

Un profesor generalmente no es tomado como una persona sino como una herramienta, pero no, yo quiero ser una persona-herramienta, no sólo una herramienta. Lo mismo pasa con el trabajo de uno, un compañero de trabajo es tomado sólo como eso, y muchos no se dan cuenta que hay una persona por detrás del trabajo que hace. Muchas veces también pasa en una amistad, en la familia, en una relación cualquiera.

Las relaciones generalmente se encasillan en algo, y parece que debe ir siempre por el mismo carril. Pero no, yo quiero un carril bien ancho en donde poder moverme con libertad. Un carril en donde nadie se sorprenda por las cosas que digo o hago. Yo sólo quiero ser como soy, en todos los aspectos y en todos los ámbitos: no importa cuánto saben de mí, no importa si soy imprescindible para algo o no, no importa si soy copado o no… me importa tratar de no actuar en ningún lugar y que si, por ejemplo, no soy copado, entonces no lo seré en ningún lugar, o al revés.

En algunas cosas puedo lograrlo, en otras lo seguiré intentando. Por el momento yo soy Alvaro, el que le gusta el diseño gráfico, el que ama las milanesas con papas fritas, el que iba siempre a Mina Clavero, el que está desacostumbrado a usar MSN, el que vive en Lanús y tiene 2 perros, el que defiende y pelea y llora por una amistad, el que no atiende el celular si lo llaman de un número desconocido, el que hace diseño web desde su casa pero es medio nabo a la hora de cobrarlo, el que odia el fútbol, el que hace muchísimos años que está estudiando y tiene la esperanza de recibirse este año, el que a los 17 años escribió un libro para PC Users, el que no le gusta ir a bailar pero cuando va quiere ponerse en pedo, el que no le gusta el tomate, el que da clases gratis en dos materias de la facultad, el que tiene un Nokia 6131 que enciende porque tiene la batería pegada con cinta scotch, el que mañana viernes va a dar una teórica sobre tipografía en la web, el que primero publicó en su blog un post que recorrió el mundo y unos meses después publicó una canción de Erre Way. Todo mezclado, todo eso soy yo. Yo soy así.

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar