Alvago Go!

El blog de Alvaro G. Ghisolfo

El blog que no habla de todo un poco: habla de todo, mucho.

Ir al contenido.

Quién soy

Soy la única persona
en el mundo que
responde al nombre
de “Alvaro G. Ghisolfo”.

Suscribite por e-mail

Ingresá tu dirección de mail para suscribirte a Alvago Go! y recibir notificaciones de nuevas entradas.

» Alvago »»» Me voy al NOA

27 de febrero de 2010 11 comentarios

Esto es un post súper cortito en relación a lo que vengo haciendo, y también mucho menos interesante para algunos, ya que es personal. No voy a decir mucho más que “Me voy al NOA”, pero creo que tenía que avisar que no voy a estar acá en Buenos Aires por 10 días, para el que no lo sabía.

Después de tantas idas y vueltas, en este primer o segundo (no recuerdo bien) verano de mi vida en el cual no me voy a Mina Clavero como todos los años, finalmente aparecieron mis vacaciones: me voy en cuestión de horas (salimos exactamente hoy sábado 27 de febrero a las 17.50 hs.) a recorrer un poco las provincias de Salta y Jujuy, y estaría volviendo a Aeroparque el lunes 8 de marzo a las 22.38, en teoría.

La primera vez que fui a esas provincias lo hice con mi familia y era tan chiquito que no me acuerdo absolutamente nada. En esta oportunidad lo voy a hacer con Maxi, Chicha y Betu, tres amigos de fierro 1.0 con los cuales es la vez que más tiempo nos vamos a ir juntos.

Los lugares que vamos a recorrer seguro son Salta, San Salvador de Jujuy, Salinas Grandes, Purmamarca, Maimará, Tilcara y Humahuaca. Eso ya es fijo. De ahí, o hacemos Iruya, La Quiaca y Lagunas Pozuelos o algo así, o sino Cachi y Cafayate…

Bueno, lo siento mucho pero son las 12.10 y a las 15.00 me tengo que ir de acá y ni siquiera armé el bolso. Me tengo que ir YA. Dejo un par de posts programados, espero que salgan.

Aunque a muchos no les guste, iba a hacer tipo un testamento por si me pasa algo en el viaje… pero cagaron, no tengo tiempo, jaja. Seguro algo twitteo desde allá (muy poco), pero en Facebook no creo que aparezca. Cualquier cosa, SMS y si no es urgente, DM. ¡Hasta la vuelta!


Entrada editada: ¡Me olvidé de comentar que es la primera vez en mi vida que viajo en avión! No me pregunten si tengo miedo, porque no :P. Quería que llegue este día cuanto antes.

Entrada editada otra vez: ¡Sismo en Salta, Jujuy y Tucumán! Después de lo que pasó esta madrugada en Chile con tantos muertos, ahora hubo un sismo bastante fuerte en Salta y por ahí. Y pensar que esta noche voy a estar allá… Ahora sí tengo miedo.

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar

Hay 11 comentarios [Leer los comentarios]

¡Dejá un comentario!

Media pila, podés usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


» Alvago »»» “Quilmes en tu ciudad”: ¿Qué dice exactamente?

24 de febrero de 2010 12 comentarios

Creo que estaría diciendo obviedades si digo que la cerveza Quilmes desarrolla las mejores publicidades de la Argentina. No sé si todos piensan eso, pero yo desde que tengo uso de razón tengo esa idea, y muchos de los premios que ganan, la avala.

Ya es archiconocida la campaña que lanzó Quilmes este verano 2010 en radio, televisión, diarios, revistas, vía pública e Internet, haciendo de cada localidad una marca de cerveza. Estuve buscando a ver si podía encontrar los textos de los diálogos de todas esas publicidades, pero no los encontré por ningún lado… así que me puse a hacerlo con todas las publicidades.

Los dejo con todos los videos seguidos de la transcripción del audio de cada relato. Bienvenidos (otra vez) a mi locura.


Quilmes Lugares

En el año 1890, Otto Bemberg se instaló en Quilmes para elaborar la emblemática cerveza argentina. Fue en Quilmes, pero pudo haber sido tranquilamente en…

Pila

– ¿Te pido dos Pilas?
– ¿Pilas grandes o pilas chicas?

En Tres de Febrero

– Disculpá, ¿me das dos Tres de Febrero?
– ¿Dos o tres?
– Dos Tres.

O en Maschwitz

– Uh… ¡Dos Ingenieros Masc… Mastwich Scout!

O en Ingeniero White

– Disculpame, ¿te pido dos Ingeniero White Red Lager?
– Sí, eh… ¿White o Red? Texto extraído de www.alvago.com.ar
– Eh… White. ¡White, pero Red!

En Juan José Paso

– Ok, ¿qué van a pedir?
– Yo, Paso.
– Paso.
– Paso.
– Paso.
– Paso.
– Paso.

O en Vicente López

– Acá, con amigos, en Quilmes… tomando una Vicente López.

O tal vez en Posadas, La Falda, General Pico… y, ¿por qué no, en Comandante Nicanor Otamendi?

Seguramente muchas cosas hubieran cambiado. Lo que no hubiera cambiado, es que una Pila, Tres de Febrero, Ingeniero White, Maschwitz, Juan José Paso, Vicente López, Posadas, La Falda, General Pico, o una Otamendi, tendrían el inconfundible sabor de una Quilmes

Quilmes, el sabor del encuentro.


Quilmes en Tres de Febrero

Otto Bemberg se instaló en Quilmes para elaborar la emblemática cerveza argentina. Pero pudo haber sido tranquilamente en…

Tres de Febrero

– Disculpá, ¿me das dos Tres de Febrero?
– ¿Dos o Tres?
– Dos… Tres de Febrero, ¿no? Tres.
– Tres, te mando Tres.
– ¿Cuántas pediste?
– Tre— Dos…. Dos, ¡dos, dos, dos!
– ¿Qué pediste, tres?
– No, no, pero necesitamos dos nada más… dos Tres.
– Tre— ¿Cuántos son ustedes, flaco?
– Cinco… cinco, pero…
– Marcho cinco, dale. Texto extraído de www.alvago.com.ar
– No, no, no, dos… Son dos unidades… Pasa que dos no tenemos… tres sí, pero dos no… Porque ellos tienen sus tres… Necesitamos nuestras dos…

Seguramente muchas cosas hubieran cambiado.

– ¡Pero pedite una!

Lo que no hubiera cambiado, es que una Tres de Febrero, tendría el inconfundible sabor de una Quilmes

Quilmes, el sabor del encuentro.


Quilmes en Ingeniero White

Otto Bemberg se instaló en Quilmes para elaborar la emblemática cerveza argentina. Fue en Quilmes, pero pudo haber sido tranquilamente en…

Ingeniero White…

– Disculpame, ¿te pido dos Ingeniero White Red Lager?
– Sí, eh… ¿White o Red?
– Eh… White. ¡White, pero Red! O sea, White Red Lager.
– No, pero hay White y hay Red.
– Eh… White Red Lager. Es las dos, es White y es Red.
– Explíquele que es rojo, o es blanco.
– No, no, los colores yo ya sé. Ya sé lo que es brown, yellow, orange, blue… Lo que te estoy pidiendo es una White Red Lager.
– No, no, Blue no, eh, Blue no, no, no. Hay nada más White o Red. ¡Blue no llegó!
– ¡Ni un color más! Ni un color más: White Red Lager.
– Ingeniero, usted quiere… a ver.
– No, no, yo no soy ingeniero, Ingeniero quiero la cerveza.

Seguramente muchas cosas hubieran cambiado. Lo que no hubiera cambiado, es que una Ingeniero White, tendría el inconfundible sabor de una Quilmes

Quilmes, el sabor del encuentro.


Quilmes en Ingeniero Maschwitz

Otto Bemberg se instaló en Quilmes para elaborar la emblemática cerveza argentina. Pero pudo haber sido tranquilamente en…

– Uh… ¡Dos Ingenieros Masc… (…) Scout!

Seguramente muchas cosas hubieran cambiado. Lo que no hubiera cambiado, es que una Ingeniero

Marbiz Scout

tendría el inconfundible sabor de una Quilmes Stout…

Quilmes, el sabor del encuentro.


Quilmes en Juan José Paso

Otto Bemberg se instaló en Quilmes para elaborar la emblemática cerveza argentina. Fue en Quilmes, pero pudo haber sido tranquilamente en…

Juan José Paso

– Ok, ¿qué van a pedir?
– Yo, Paso.
– Paso.
– Paso.
– Paso.
– Y… yo Paso.
– Algo van a tener que pedir porque sino a mí me rajan, ¿sí?
– Pero te pedimos Paso, Paso, Paso…
– Paso…
– Paso…

Seguramente muchas cosas hubieran cambiado. Lo que no hubiera cambiado, es que una Juan José Paso, tendría el inconfundible sabor de una Quilmes

Quilmes, el sabor del encuentro.


Quilmes en La Plata

Otto Bemberg se instaló en Quilmes para elaborar la emblemática cerveza argentina. Pero pudo haber sido tranquilamente en La Plata

“Sentí todo el sabor de La Plata bien tirada…”

Seguramente muchas cosas hubieran cambiado. Lo que no hubiera cambiado, es que una La Plata, tendría el inconfundible sabor de una Quilmes

Quilmes, el sabor del encuentro.


Tras el éxito de la primera campaña (aunque seguramente ya tenían pensado estirarla desde antes), decidieron hacer lo mismo, pero con algunos lugares turísticos del país.


Quilmes en San Fernando del Valle de Catamarca

Otto Bemberg se instaló en Quilmes para elaborar la emblemática cerveza argentina. Pero pudo haber sido tranquilamente en…

San Fernando del Valle de Catamarca

– No, no, yo… Agradecido de mil amores, viejo, eh…
– No, ¿pero cómo me voy a quejar del sponsoreo, si a mí el sponsoreo me viene como anillo al dedo?
– Pasa que es el muchacho de la tintorería que se está quejando… y tiene un poco de razón, ¿viste?

Seguramente muchas cosas hubieran cambiado. Lo que no hubiera cambiado, es que una San Fernando del Valle de Catamarca tendría el inconfundible sabor de una Quilmes

Quilmes, el sabor del encuentro.


Quilmes en Nono

Fue en Quilmes, pero tranquilamente pudo haber sido en…

Nono

– Chicos, ¿van a tomar algo más?
– Sí sí… Nono.
– Ehm… ¿sí o no?
– Sí, Nono.
– No no, es que es Sí; si yo te quiero decir No, te digo No… no Nono… ¿sí?
– Porque… eh… Menos con menos es más… No-No… Negativo-Negativo…
– Eh… ¡Sí quiero Nono!
– No No quiero. ¡Nono quiero!
– Sí, sí, sí, sí…
– No, no, no, no…
– ¿Acá todo es no? ¿Acá todo es no? O sea, todo es no. ¡Todo es no! Texto extraído de www.alvago.com.ar
– No, no, no, no, no, no… ¡No!
– Ma’ sí…

Seguramente muchas cosas hubiesen cambiado.

– Disculpame.
– No no.

Lo que no hubiese cambiado, es que una Nono, tendría el inconfundible sabor de una Quilmes

Quilmes, el sabor del encuentro.


Quilmes en Villa Carlos Paz

Fue en Quilmes, pero tranquilamente pudo haber sido en…

Carlos Paz

– Cuando me dijiste que traiga dos Carlos Paz… me dije “Quiere guerra, Carlos”… “Quiere guerra”…

Seguramente muchas cosas hubiesen cambiado. Lo que no hubiese cambiado, es que una Carlos Paz, tendría el inconfundible sabor de una Quilmes

Quilmes, el sabor del encuentro.


Quilmes Verano

Fue en Quilmes, pero tranquilamente pudo haber sido en…

Mar Chiquita

– Disculpame, ¿te pido una Mar Chiquita?
– Sí, cómo no… ¿chiquita o grande? Texto extraído de www.alvago.com.ar
– No te la puedo creer…

Oberá

– Buenas tardes, ¿les sirvo algo?
– Una cerveza…
– Oberá.
– ¿Qué es, una amenaza?
– No, es una cerveza.
– ¡Una cerveza!
– ¡Oberá!
– ¿O veré qué, pibe?

Camarones

– Sí, ¿qué van a pedir?
– Camarones.
– ¿Y para tomar?
– Eh, Camarones.
– ¿Y para comer?
– ¡Camarones!
– ¿Si les preparo un coctel de camarones? Así matamos dos pájaros de un tiro…

Choele Choel

– ¿Qué van a tomar?
– Choele Choel.
– Choele Choel.
– Choele Choel.
– ¿Y él?
– Cho-él.
– Cho-él.
– Cho-él.
– Cho-él.
– Me están cargando.
– ¿Cho o él?

Mina Clavero

– Nos quedamos sin Minas acá… ¡Traé Minas!
– ¡Llevo! ¡Voy para allá, estoy en 10!
– Dale que acá está lleno de minas…
– Ah, bueno, listo, no llevo… ok…

O en Nono

– Chicos, ¿van a tomar algo más?
– Sí sí… Nono.
– Ehm… ¿sí o no?
– No no, es que es Sí; si yo te quiero decir No, te digo No.. no Nono… ¿sí?

O en Miramar, Chapadmalal… y ¿por qué no, en Carlos Paz?

– Qué Paz, Carlos… qué Paz…

Seguramente muchas cosas hubiesen cambiado. Lo que no hubiese cambiado, es que una Mar Chiquita, Oberá, Camarones, Choele Choel, Mina Clavero, Nono, Miramar, Chapadmalal, o una Villa Carlos Paz, tendrían el inconfundible sabor de una Quilmes

Quilmes, el sabor del encuentro.


Quilmes en tu ciudad

Todo esto, que se pudo ver en TV, fue acompañado de millones de publicidades en otros medios y de un lindo sitio web que se mandaron acerca del tema. Entrando a Quilmes en tu ciudad se pueden ver todos estos videos y además se puede crear online un video con la publicidad de la cerveza de tu propia localidad y también bajar wallpapers de la misma.


Por supuesto que todo esto se puede enviar a un amigo o publicarlo en Facebook, Twitter, MySpace, etc. En el micrositio también se puede ver el backstage de estas publicidades, el cual también se los dejo acá. Saludos :).

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar


» Alvago »»» “Hi! I’m a terrorist!” en Chatroulette!

19 de febrero de 2010 17 comentarios

Los artículos o comentarios que leí por estos días sobre Chatroulette! en general o bien explican sobre el servicio, o bien hablan sobre su creador (un pibe de 17 años), o bien ponen fotitos diciendo “me encontré con este demente, con este loco disfrazado y con este otro aborto de la naturaleza”. Bien, este post no va a ser muy diferente a esto último, pero con una pequeña diferencia: el loco de turno soy yo.

Ante todo aviso que esta entrada va a ser muy extraña, por varios motivos:

  1. Es la primera que hago después del post que más repercusión tuvo de mi blog, con unos cuantos plagios y por el cual llegó a colapsar el servidor. No sé si es bueno o no, pero gracias a todos los que lo difundieron ;).
  2. Por si todavía no se dieron cuenta, acá va a quedar demostrado que soy un desastre con el inglés. Ok, les permito cagarse de risa al leer mis conversaciones.
  3. No tengo demasiado poder de resumen, pero aún así debo sintetizar a fondo para que toda esta historia no sea kilométrica.
  4. A lo largo del mismo voy a ir incluyendo varias imágenes en referencia a lo que escribo, y varios links dentro del texto hacia otras imágenes más. Si no las ven, nada de esto tiene sentido.
  5. Yo creo que éste es el post que más producción tiene y al que más tiempo le dediqué de todo mi blog. Así y todo, es malísimo, y no le va a interesar a nadie.

Para quienes no lo conocen, les recomiendo un post que escribió Alan en Arde Troya, un día después de que me haya recomendado este servicio, quien también se copó con la idea de “Hi! I’m a terrorist!” y se armó una careta similar, jaja.

Igualmente haré una breve explicación: Chatroulette! es básicamente una videoconferencia entre sólo dos personas, elegidas aleatoriamente entre los conectados de todo el mundo. El mismo incluye audio y video (si no tenés micrófono ni cámara dudo que alguien te acepte). Lo particular de esto es que es entre dos (y no más) personas, con lo cual en cuestión de segundos quedás enfrentado a otro ser vivo con quien no sabés de qué hablar y hasta quizás ni siquiera compartan el mismo idioma y se tengan que comunicar a través de gestos o sonidos. Las charlas no suelen durar más de 10 segundos, pero alcanza para que dos trastornados se conozcan entre sí y terminen sonriendo y con buena onda.

Tras probarlo un rato (primero sólo con vergüenza + un teclado, luego sumándole la cámara, y después agregándole audio) y ver que hay gente más loca de lo que pensaba, el protagonista dejé de ser realmente yo. Bienvenidos a este post, dividido en dos partes: “Hi! I’m a cat!” y “Hi! I’m a terrorist!”

“Hi! I’m a cat!”

Eso fue simplemente lo que escribí mientras apuntaba la webcam a mi gata. Me encontré con unas cuantas sonrisas.

Collage armado con capturas de gente que se sorprendió con mi gata

Algunos se cagaban de risa y rápidamente apretaban F9 para pasar aleatoriamente al siguiente usuario, pero con sólo saber que con una boludez semejante se le puede sacar una sonrisa así a la gente, estoy satisfecho ;).

Otros, sin embargo, se copaban un poco más y le seguían la corriente a “quien escribía”: mi gata. Hablé con un tipo que admiraba cómo escribía y con uno que le preguntaba la edad. Hablé con un chancho, con una taza, con un monstruo, con un panda, ¡y también con otro gato! Por supuesto, la sexualidad tampoco quedó afuera: un flaco me decía que era gay para los gatos, un pibe pedía que le muestre las tetas y otros dos querían intercambio de exhibicionismo. Nótese la imagen de la gata en ese último link :D.

Ya lunes por la noche, me crucé con una mina a la que yo le decía que ella era una gata… un indicio de la agresión que se iba a demostrar más adelante :D. Igual, luego encontré a la verdadera gata :D. Un pibe vio a la Misha y acercó a su gato. Otro me trataba de gay… y bue, mi gata era un gato gay :P. Finalmente apareció un chileno copado… mejor leamos la conversación acá:

A la madrugada apareció el Capitán Falcon, apareció Hitler, y también un don nadie. Hablé con una mina que tenía un perro, con tres capos que se coparon con la charla y por último con un argentino, con quien me olvidé de capturar la conversación terminada.

A todo esto, me gustaría comentar que, para mí, este tipo de charlas (por ejemplo las últimas tres que enlacé) que no duran más de 10 o 15 segundos están bárbaras. Ninguno de los dos somos tan amargos como para pasar al próximo usuario sin saludar, ni tan “dulces” como para entablar una amistad. Son conversaciones al paso, conversaciones descartables, que empiezan con buena onda, que hablan de alguna boludez en 5 o 10 líneas, y que terminan con un saludo o un gesto, también buena onda.

Para mí, ésas son las mejores charlas que puede dar Chatroulette!… creo que es el condimento que, al menos en mi caso, me lo hace realmente adictivo. Aunque de más está decir que también hay algunos agretas:

Para terminar la primera parte, los dejo con un chat con un noruego buena onda. Acá termina la historia de mi gata…

“Hi! I’m a terrorist!”

El día siguiente, a la tarde, mi gata estaba afuera y no tenía ganas de ir a buscarla. Así que improvisé una máscara con una hoja oficio a la que le hice dos agujeros para los ojos y le puse una bandita elástica.

Recibí un par de sonrisas, aunque la mayoría pasaba al usuario siguiente con F9.

Uno me dijo “Mister Gaylord”. Otro apareció con anteojos, así que automáticamente me puse anteojos yo también. Y con otro nos sorprendimos, porque él también tenía pegado un papel en la cabeza… aparecimos los dos iguales :D.

Llegaba la madrugada del miércoles y aumentaba mi producción: de un papelito pedorro, pasé al mismo papelito pedorro pero con la leyenda “Hi! I’m a terrorist!”. Y ahí la cosa se puso más interesante:

En la lista anterior podrán ver los chats cortitos, pero hay un par más, largos, que vale la pena resaltar:

  • En principio un pibe que cuando le mostré la tijera y le dije “I cut you”, sacó una tijera, se la metió en la boca y la abrió. Muy zarpado, jajaja:

  • Por otro lado, uno que no escribía con el teclado sino con el mouse. Así que yo tampoco le escribí con el teclado, sino con un fibrón :P. Puse sólo unas pocas capturas pero estuvimos bastante tiempo “hablando” así (gasté 3 hojas oficio):

Cabe destacar que hay algunos que no tenían cámara y así y todo salieron conversaciones copadas:

Finalmente (ahora sí termino)… Falta lo del miércoles a la tarde, último día en que ganó mi adicción a estas pavadas (al menos antes de hacer este post). Y me encontré con:

Y por último, un chileno muy copado, a quien enganché justo antes de irme, así que no tuve mucho tiempo más para hablar. Si estás leyendo esto, espero tu comment :D:

Para cuando estén al pedo, les cuento que desde este enlace pueden bajar un ZIP con todas las capturas que están en este post y unas cuantas más que no puse acá por falta de espacio, pero que no dejan de ser tan copadas como éstas. Son 106 en total. Bueno, me fui este finde a #FebreroEnJunin. Todos invitados. ¡Saludos!

¡Pará, no te vayas! ¿Te gustó este post?
Suscribite a los próximos por RSS con tu lector favorito. ¡Gracias!

¡Nuevo! Ahora también podés recibir Alvago Go! por e-mail.
Ingresá tu e-mail:

Compartilo

» Alvago »»» www.alvago.com.ar


Página siguiente »